miércoles, 31 de julio de 2013

Ahora sólo podía distinguir su rostro, que llenó mi visión e inundó mi mente. Sus ojos brillaban como la mantequilla derretida, en todo su esplendor dorado, y su rostro perfecto parecía casi severo con la profundidad de la emoción. Y entonces, cuando su mirada se encontró con la mía, turbada, rompió en una sonrisa de júbilo que quitaba el aliento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Copos de nieve.