miércoles, 31 de julio de 2013

No puedo mover el tórax, ni mis piernas. Con mucha dificultad apenas logro utilizar correctamente mis manos. Lloro mucho, y las lágrimas logran cegarme en cuestión de segundos. Tengo tanto miedo. Siento peso y presión sobre mi cuerpo y a la vez es como si no tuviera cuerpo además de mis brazos. Me cuesta mucho hablar porque las lágrimas me ahogan un poco también... Me arde la nariz y siento mi cara muy caliente, casi hirviendo, pero no digo nada. 
Detesto que me mientan, pero ya no distingo quien lo hace y quien no, asi que solo escucho los "está todo bien" y los "quizás tengamos complicaciones" como si fuesen la misma cosa y asiento con la cabeza, utilizando la fuerza que queda en mi algo entumecido cuello, me duele mucho la espalda también -supongo-. Supongo, porque antes de dejar de sentirla me dolía horrores, creí que me desarmaba bruscamente por dentro. No puedo dejar de llorar, por más que intento, las estúpidas puntadas se chocan entre sí, clavándose punzantes en mi pecho como agujas gigantes, ahogando y cerrando mi garganta a causa del dolor y haciendo que mis ojos liberen la tensión en prolongados llantos y lamentos.
Doy asco. No entiendo nada. ¿Qué es lo que pasa? Tengo mucho miedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Copos de nieve.